Caballeros 1

martes, 19 de octubre de 2021

Aerolitos Paul Celan.

 




                                                             Aforismos inéditos de Paul Celan



 La escritura del poeta rumano quedó marcada por la muerte de sus padres en un campo de concentración. El volumen 'Microlitos' descubre ahora sus sentencias y prosas

  
1. En la poesía no se espera la señal cuando se telefonea.


2. Aragon: un gran poeta / Éluard: un gran, gran poeta


3. Nada es más negro que la mañana luminosa del recuerdo.


4. Llama a la puerta de tu soledad y pregunta por el señor: si te abren, tú no has hablado en vano a los hombres.


5. Enseña a los peces el lenguaje de los anzuelos.


6. También piedras son flores, solo que su aroma es más fuerte.


7. Quien verdaderamente aprende a ver, se acerca a lo invisible.


8. Solo el incomprendido comprende a los otros.


9. Quien bajo la – falsa – excusa de que hay que dejar en paz a los muertos, sigue contemplando el crimen al que está vivo, ese es también un criminal. Y escarnece con ello a todos los muertos.


10. Sobre las propias ruinas se alza y tiene su esperanza el poema.


11. Quien dispone de las palabras a ese se le niega el lenguaje. El que se somete al lenguaje a ese… le encuentran también las palabras.


12. No el poema del escándalo es el escándalo. El poema es el escándalo.


13. Preguntan por qué tantos se dejaron matar sin ofrecer resistencia. No preguntan por qué había tantos asesinos y espectadores "indiferentes". Cuanto más terrible tiene que haber sido la mirada de los que estaban alrededor que la mano que daba la estocada.


14. Aleman: una lengua que no olvido. Una lengua que me olvida.


15. A los fariseos los reconoces a veces en que constantemente tienen en la boca el anti-fariseísmo. El ataque rentable. – Ser atacado, estar afectado por el que está en contra –.


16. Dios necesita heréticos… y los castiga por ello.


17. Construir casas, por encima de la desesperación. Un techo. Para eso.


18. La asociación de los expulsados de su pais. Habría que fundar sin duda la asociación de los expulsados del mundo.


19. Un proverbio rumano: "De camino a Dios los santos te matan a palos".


20. La camisa de fuerza de la comodidad.


21. Quien no da al poema la fuerza de resistencia de lo inmediato no ha escrito ningún poema.


22. La verdad es revolucionaria. Eso también lo creo yo, pero cuando me sirven la cita olisqueo un poco en las comillas.

Paul Celan.

 



 

Canción a una dama en la sombra

Cuando la Taciturna llegue y decapite los tulipanes,
¿Quién saldrá ganando?
                    ¿Quién saldrá perdiendo?
                            ¿Quién se asomará a la ventana?
¿Quién pronunciará primero su nombre?

Alguien que es portador de mis cabellos.
Los lleva como se lleva a los muertos en las manos.
Los lleva como llevó el cielo mis cabellos aquel año en que amé.
Los lleva así por vanidad.

Ese saldrá ganando.
                No saldrá perdiendo.
                        No se asomará a la ventana.
No pronunciará su nombre.

Es alguien que está en posesión de mis ojos.
Los tiene desde que se cierran los portones.
Los lleva en los dedos, como anillos.
Los lleva como añicos de fruición y zafiro:
era ya mi hermano en otoño;
y ya cuenta los días y las noches.

Ese saldrá ganando.
                No saldrá perdiendo.
                        No se asomará a la ventana.
Pronunciará su nombre el último.

Es alguien que tiene lo que dije.
Lo lleva bajo el brazo, como un bulto.
Lo lleva como el reloj su peor hora.
Lo lleva de umbral en umbral, mas no lo arroja.

Ese no saldrá ganando.
                Saldrá perdiendo.
                            Se asomará a la ventana.
Pronunciará su nombre el primero.

Será decapitado con los tulipanes.

De Amapola y memoria, 1952. Versión de Felipe Boso.

Los poemas de Celan son autónomos, preguntas, dichos, lanzados al vacío, a nosotros; preguntas abiertas que no habría que intentar responder, sino desplegar, dejar abiertas. Su palabra no es metáfora –lo ha dicho–; es decir-contra. Pero lo que debe ser interpretado es su lenguaje. Hay allí dos planos: su lenguaje, su idioma, y lo que con él dice. La unidad de decir, de sentido, en Paul Celan, es el instante, ahora; él es verdad, y es decible. En tanto apertura; éste no cierra; está –él lo ha dicho− de camino (El Meridiano; OC, 506). Trastoca las reglas; en su decir y en su lectura. Esto es posible; porque sus reglas están en sus poemas, en su poética. 

 El aspecto sintáctico-prosódico es notable en este poema. La reiteración intercalada de estrofas de versos que se siguen uno a otro, a modo de voces de una estructura musical, recuerda en parte a la Fuga de la muerte bajo este aspecto y dota al poema de un ritmo que patentiza aspectos semánticos que son así destacados: A la invocación del primer verso:  Wenn die Schweigsame kommt und die Tulpen köpft: (“Cuando llega la callada y decapita los tulipanes”), una alusión a la muerte, responde la primera de las cuatro estrofas del poema cuya disposición espacial sobresale, anafóricas y paralelísticas, la segunda y la tercera son iguales; la primera es interrogativa; la cuarta y última combina versos de la segunda y tercera.  

Las tres primeras preguntas son respondidas: “¿Quién gana?” / “Él gana.” “¿Quién pierde?” / “Él no pierde.” “¿Quién va a la ventana?” / “Él no va a la ventana”. Idéntica réplica en la tercera, pero en la cuarta estrofa: “Él no gana / Él pierde. Él va a la ventana”. Contradice el sentido de las anteriores respuestas. Finalmente él pierde: “Der wird mit den Tulpen geköpft”, es decapitado con los tulipanes. Fin de la progresión de preguntas y respuestas intercaladas. También, al fin de la primera de las estrofas, se plantea una pregunta: “Wer nennt ihren Namen zuerst?”: “¿Quién la nombra primero?”. Y responden tres estrofas intercaladas después de las ya expuestas;

“Uno que lleva mi pelo”. “Uno que tiene mis ojos”. “Uno que tiene lo que dije”. “Lo lleva, como se llevan muertos en las manos”. “Los tiene desde que se cerraron las puertas”. “Lo lleva bajo el brazo como un fardo”. “Lo lleva como el cielo llevó mi pelo en el año en que amé”. “Los lleva al dedo como anillo”. “Lo lleva como el reloj su peor hora”. “Lo lleva así por ostentación”. “Los lleva como trozos de placer y zafiro”. “Lo lleva de umbral en umbral, no lo tira”. Y después de la última estrofa de voces, que contradice a las anteriores (“El no gana. / El pierde. / Él no va a la ventana”), responde a la pregunta inicial (“¿Quién la nombra primero?”): “Él dice primero su nombre” // “Lo decapitan con los tulipanes”.

 Pero no es una narración, con un enigma a resolver. Es un poema, con música y sentido. Alguien es decapitado con tulipanes. Es canto, lo que lleva. Pero lo que él lleva, va “de umbral en umbral”, para cada uno, y es el título del libro siguiente. “Él dice último su nombre”: el último en hablar, el testigo. Pelo, ojos, nombre, son tópicos de Paul Celan en un poema de gran musicalidad y simetría. Ese él es también el yo históricobiográfico que se diferencia del tú, el que escribe: “Es ist einer, der hat, was ich sagte”. Los tulipanes, también las rosas, sólo existen en el poema, no remiten a alguna referencia. “


 Comentario procedente de: https://ffyh.unc.edu.ar/editorial/wp-content/uploads/sites/5/2013/05/EBOOK_ECHAGUE_2017.pdf

viernes, 1 de octubre de 2021

El detective.




   Desde que Edgar Allan Poe creó en 1841 al protagonista del cuento Los asesinatos de la rue Morgue, el mítico analista no ha dejado de alimentar la imaginación de los autores. Después llegó el padre Brown con Chesterton, la pipa de Sherlock Holmes gracias a Conan Doyle, Chandler nos ofreció al duro de Marlowe , Agatha Christie popularizó el bigote de Hércules Poirot y también Pardo Bazán hizo pinitos detectivescos con su personaje Selva. Todos ellos, y muchos más, son herederos del magisterio de Dupin. Tanta es la deuda, que Doyle, admirador de Poe, para describir el portento de Sherlock, recurre a que el Dr. Watson lo compare con Dupin. Pero… todos llegaron después. Poe creó al primer detective antes de que el término empezara a utilizarse y, sin saberlo, inventó un nuevo género literario: la aventura de análisis, suspense, misterio, deducción y retrospectiva. Los asesinatos de la rue Morgue, El misterio de Marie Rogêt y La carta robada, son los tres cuentos en los que Dupin revela su capacidad analítica y su perspectiva: “Cabe observar que los ingeniosos poseen siempre mucha fantasía mientras que el hombre verdaderamente imaginativo es siempre un analista.” Con esas tres aventuras alcanza la inmortalidad. Solo necesita unas pinceladas para hechizarnos y dejarnos pensativos: “observar con atención equivale a recordar con claridad”, “la profundidad corresponde a los valles, donde la buscamos, y no a las cimas montañosas, donde se la encuentra.
 Leer      El misterio de Marie Rogêt https://biblioteca.org.ar/libros/133477.pdf

       La carta robada.
http://www.ataun.eus/BIBLIOTECAGRATUITA/Cl%C3%A1sicos%20en%20Espa%C3%B1ol/Edgar%20Allan%20Poe/La%20carta%20robada.pdf

miércoles, 22 de septiembre de 2021

Catulo: Poema 68-

Poema 68 Que me mandes, agobiado / por la suerte y un suceso amargo, esta nota que es / lágrimas sobre papel, para que al que está arrojado / a un mar de espumosas olas socorra yo y del umbral / de la muerte traiga acá; porque ni la santa Venus / reposar en blando sueño 5 le consiente (y es que está / solo, en lecho sin amor), ni las Musas con el dulce / canto de antiguos poetas lo alegran, cuando sin paz / su mente velando está: todo esto me agrada, porque / me llamas tu amigo y pides de aquí el obsequio que las / Musas y Venus me den. 10 Pero a fin de que mis penas / no te sean, Manio, ignotas ni, que rechazo el deber, / pienses, de hospitalidad, conoce en cuáles oleajes / de la fortuna me anego, y de este mísero un don / dichoso no pidas más. Aquel tiempo en que la toga / pura recién me habían puesto, 15 y una feliz estación / cumplía mi vida en flor, me di a muchas experiencias: / de mí no ignora la diosa que al dulceamargo placer / mezcla la preocupación. Pero el dolor por la muerte / de mi hermano estos afanes tronchó. ¡Hermano, ay de mí! / ¡Me faltas, pobre de mí! 20 Tú, al morir, has quebrado, / hermano, tú, mis solaces; contigo todo el hogar / nuestro enterrado quedó; todas contigo murieron / de una vez mis alegrías, que nutría con dulzor, / mientras vivías, tu amor. Yo expulsé, por su partida, / de todo mi pensamiento 25 estos afanes y mil / delicias del corazón. Por eso, lo que me escribes / (que estar en Verona no honra a Catulo, porque aquí / todo aquel de calidad en el tálamo dejado / entibia sus miembros fríos), esto, deshonra no es, / Manio, desgracia más bien. 30 Sabrás perdonar entonces / si no te ofrendo esos dones que el dolor me arrebató: / es que no lo puedo hacer. Que no tenga aquí conmigo / gran cantidad de escritura, consecuencia es de vivir / en Roma, mi casa es aquella, aquella mi sede, / allá mi vida consumo, 35 aquí, de muchos, me está / siguiendo un solo anaquel. Siendo esto así, no decidas, / espero, que yo, de avaro, hago esto o con actitud / no bastante liberal, porque no te di raciones / de ambas cosas que pedías: las mandara yo por mí / si tuviera para dar. 40 No puedo callarme, diosas, / en qué materia a mí Alio su auxilio me dio, o también / con cuál ayuda acudió: para que el tiempo, en su fuga, / nunca, con siglos de olvido, estos empeños de aquel / hunda en ciega oscuridad. Pero lo diré a vosotras, / vosotras decidlo a muchos 45 miles por siempre y haced / que hable anciano este papel, para que en vida trascienda / en fama por todo el orbe y gane notoriedad / con la muerte más y más; y que la ingrávida araña, / urdiendo su tenue tela, sobre el nombre en soledad / de Alio no haga su labor. 50 Porque sabéis qué aflicciones / me dio Amatusia, la falsa, y en qué extrema condición / me hizo precipitar entonces, cuando ardí tanto / como el volcán de Trinacria y el agua Malia termal / que las Termópilas dan, y de fundirse mis ojos / mustios en asiduo llanto 55 no cesaban, y mi faz / de empaparse en lluvia atroz. Como en la cumbre de un monte / airoso, claro prorrumpe un torrente de cristal / de la musgosa pared, y, tras rodar con violencia / por la pendiente del valle, de un camino por mitad / cruza, de gran población, 60 dulce alivio en la fatiga / del cansado caminante, cuando un ardiente calor / parte el reseco terrón; y como al nauta, entregado / a un funesto torbellino, le llega el suave soplar / de ese viento bienhechor, implorado hasta el extremo / con ruego a Pólux y Cástor: 65 de igual modo para mí / Alio fue una salvación. Él un ancho territorio / me abrió, que estaba cerrado, una casa él me brindó, / y a mi señora también, para que en ella gozáramos / los recíprocos amores. Allí, con grácil andar, / mi divina, en su esplendor, 70 ingresó y en el gastado / umbral su planta radiante, afirmándose, posó, / e hizo la suela crujir. Así, de amor encendida, / una vez, por su marido, Laodamía llegó / al protesileo hogar, iniciado en vano, cuando / sacra sangre de una víctima 75 aún no había puesto en paz / a la corte celestial. Nada tan en demasía / me plazca, virgen Ramnusia, que lo acometa a pesar / de no quererlo algún dios. Cuánto las aras ayunas / reclaman sangre piadosa, Laodamía aprendió / al perder a su varón; 80 del cuello del desposado / tuvo que soltarse antes de que el invierno, al venir / por una vez y otra vez, su voraz amor hubiese / satisfecho en largas noches, para así poder vivir, / interrumpida la unión; que habría de terminarse / no en mucho tiempo sabían 85 las Parcas, si iba a pelear / él a los muros de Ilión. Troya, entonces, con el rapto / de Helena, había comenzado a convocar lo mejor / del argivo contra sí. Troya (¡Infausta!), sepultura / común de Asia y Europa, Troya, aciaga destrucción / de hombres y de virtud, 90 que también a nuestro hermano / una muerte miserable le trajo. ¡Hermano, de mí / arrancado! ¡Ay de mí! ¡Ay, luz dichosa, arrancada / al hermano miserable!, contigo todo el hogar / nuestro enterrado quedó; contigo a la vez murieron / todas nuestras alegrías, 95 que nutría con dulzor, / mientras vivías, tu amor. A él ahora, tan lejos, / no entre sepulcros amigos ni guardado en vecindad / de ceniza familiar, sino en Troya, en la funesta, / maldita, Troya, enterrado, en un remoto confín / lo retiene tierra hostil. 100 Dicen que, a ella acudiendo / de todas partes, la joven hueste griega abandonó / los altares del hogar, para que no prolongara / Paris, ufano del rapto de la adúltera, un placer / sin freno en lecho feliz. Por este suceso, entonces, / bellísima Laodamía, 105 arrebatada te fue / aquella más dulce unión que el alma y la vida. El fuego / de amor, en tal torbellino tragándote, te arrojó / a un abismo tan voraz como el que –según los griegos– / cerca de Féneo deseca el fértil suelo al tragar / el pantano del Cilén; 110 lo cavó una vez -se oye–, / abriendo entrañas del monte, el que falsamente es / descendencia de Anfitrión, cuando con flecha infalible / a los monstruos estinfalios abatió, por potestad / de un patrón a él inferior, para que el portal del cielo / por más dioses fuese hollado, 115 y Hebe no hubiera de ser / de larga virginidad. Más hondo fue, sin embargo, / tu hondo amor que aquel abismo: tierna aún, te sometió / al yugo matrimonial. Porque ni es más querido / a un padre de edad provecta el nieto tardío, que / su sola hija le da, 120 quien, finalmente obtenido / para heredar al abuelo, inscribe su nombre en el / escrito testamental, y, burlando el regodeo / malvado de algún pariente, de la cabeza senil / expulsa al ave rapaz; ni más, paloma ninguna, / gozó de un níveo palomo, 125 compañera que –según / dicen– lo fuerza a besar mordiéndolo con su pico / sin pausa, con más lascivia que una mujer que se da / con desenfreno al placer. Pero tú venciste sola / los grandes ardores de éstos, una vez que con amor / te uniste al rubio varón. 130 Nada o poco impar a ella / en mérito, la luz mía aquella vez se entregó / a mi abrazo protector; Cupido le andaba en torno, / de aquí y de allá, insistente, con luminoso candor, / en su túnica azafrán. Pero, aunque a ella no le basta / Catulo sólo, a mi dueña, 135 la escapada ocasional, / discreta, le aceptaré; no seamos demasiado / molestos como los tontos. Juno también, la mayor / de la corte celestial, con ira ardiente en la culpa / de su esposo se ha cocido, al saber tanta traición / de Jove, el omnivoraz. 140 Pero ni es justo a los hombres / comparar con los divinos, . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . la molesta gravedad / deja, de un padre senil. Pero no fue que, entregada / a mí por diestra paterna, llegó ella a una mansión / fragante de asirio olor, sino que en noche admirable / me dio furtivos regalos, 145 la que al marido robé / del regazo conyugal. Por eso me es suficiente / si a mí solamente brinda ella el día que la más / blanca piedra ha de marcar. Este regalo compuesto / de canción –lo que he podido– por tu infinito sostén, / Alio, va en ofrenda a ti, 150 para que, con sucia herrumbre, / no manchen el nombre tuyo este día de hoy y aquel / otro y otros que vendrán. A esto agregarán los dioses / cuantos puedan de los dones que Temis solió entregar / a los piadosos de ayer. Seas tú feliz y sea / a un tiempo feliz tu amada 155 y la casa en que gozar / pudimos mi dueña y yo; y el que al principio nos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . de quién por primera vez / toda mi dicha nació; y por delante de todos / la que amo más que a mí mismo, mi luz, que, con su vivir, / me hace más dulce el vivir. 160

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Enfoques.

Vinculación con la religión. Finalidad explicar el mundo y la humano. Construcción moral polar; lo bueno frente a lo malo. LITERATURAS MÍTICAS Mesopotamía Obras Egipto Israel. Persia. India. Prevalece la intuición sobre la norma. La pasión sobre la razón. Trasgresión de lo establecido y vitalismo. LITERATURAS DIONISÍACAS Literatura medieval. Obras Literatura barroca. Romanticismo Fidelidad a las normas de arte. La razón sobre la pasión. Imitación de la naturaleza o de modelos clásicos. LITERATURAS APOLÍNEAS Literatura clásica de Grecia y Roma Obras Renacimiento. Neoclasicismo. Realismo y Naturalismo.

martes, 13 de julio de 2021

 

Musa Ibn Nusair haría la alianza con el arriano conde Don Julián, señor de Tánger y Ceuta. Así, en 710 envió a su lugarteniente Tarif con 500 hombres a ocupar el saliente sur de la Península donde la ciudad de Tarifa lleva su nombre y a la cual impuso un pesado tributo, o sea "la tarifa", para castigar los excesos de la gobernación visigoda contra los cristianos arrianos de la región. Vale aquí puntualizar que la población mayoritaria de la Península adhería a los principios unitarios y al arrianismo. Por el contrario, la corte y el clero visigodo respondían a los dictados de Roma y al dogma trinitarlo. La oligarquía visigoda con sede en Toledo explotaba y oprimía hasta los más crueles extremos a sus súbditos arrianos.

miércoles, 30 de junio de 2021

Nos preparamos para 1º de Bachillerato: Novela de Caballerías

 


Micros de verano: Quim Monzó.

 ¿Qué hice el domingo?

El domingo fue un día en que hizo mucho sol y fui a pasear con papá y mamá. Mamá llevaba un vestido beige con una rebeca de color blanco hueso, y papá un pulóver azul Raf y unos pantalones grises y una camisa blanca, abierta. Yo llevaba un jersey de cuello cerrado, azul como el pulóver de papá pero más claro, y una chaqueta marrón y unos pantalones también marrones, un poco más claros que la chaqueta, y unas wambas rojas. Mamá llevaba unos zapatos claros y papá unos negros. Por la mañana paseamos y a media mañana fuimos a desayunar a las Balmoral. Pedimos un suizo y una ensaimada rellena, y yo pedí cruasanes. Luego fuimos a ver las flores, y las había rojas y amarillas y blancas y rosas, e incluso azules, que papá dijo que eran teñidas, y plantas verdes y violetas, y pájaros grandes y pequeños, y papá compró el periódico en un quiosco. También fuimos a mirar escaparates, y, una vez que llevábamos mucho rato delante de un escaparate con jerseys, papá le dijo a mamá que se diera prisa. Y luego, en una plaza, nos sentamos en un banco verde, y había una señora mayor con el pelo blanco y las mejillas muy rojas, como tomates, que daba pan a las palomas, y me recordaba a la yaya, y papá leía el periódico todo el rato y yo le pedí que me dejase mirar los dibujos y me dejó medio periódico y me dijo que no lo estropeara. Luego, cuando ya subíamos a casa, mamá, como papá estaba todo el rato leyendo el periódico, le dijo que siempre lo estaba leyendo y que ya estaba harta: que lo leía en casa, desayunando, comiendo, en la calle, caminando o en el bar, o cuando paseábamos. Y papá no dijo nada y continuó leyendo y mamá le insultó y luego era como si lo sintiese, y me dio un beso, y luego, mientras mamá estaba en la cocina preparando el arroz, papá me dijo no le hagas caso. Comimos arroz caldoso, que no me gusta, y carne con pimientos fritos. Los pimientos fritos me gustan mucho pero la carne no, que está muy cruda, porque mamá dice que así está más rica, pero a mí no me gusta. Me gusta más la carne que dan en el colegio, bien quemadita. En el colegio no me gustan nunca los primeros platos. En cambio, en casa me dan vino con gaseosa. En el colegio no. Luego, por la tarde, vinieron mis titos con mi primo, y mis titos se pusieron a hablar en la sala, con mis papás, y a tomar café, y mi primo y yo fuimos a jugar al jardín, y allí jugamos a madelmanes y al futbolín, a la pelota y con el camión de bomberos y a guerras de astronautas, y mi primo se puso muy tonto porque perdía, y a mí es que mi primo me molesta mucho, porque no sabe perder, y tuve que soltarle un guantazo y se puso a llorar muy fuerte, y vinieron mi mamá y mi tita y mi tito, y mamá dijo qué ha pasado y, antes de que yo le contestara, mi primo dijo me ha pegado y mi mamá me dio una bofetada y yo también me puse a llorar y volvimos todos a la sala, y mamá me cogía de la mano y papá leía el periódico y fumaba un puro que le había traído el tito, y mamá le dijo los niños están en el jardín, matándose, y tú aquí, tan tranquilo, repantigado. La tita dijo que no pasaba nada, pero mamá le dijo que siempre era lo mismo, que a veces se hartaba. Luego los titos se fueron y, mientras se iban, mi primo me sacó la lengua y yo también se la saqué, y papá puso el televisor, porque daban fútbol, y mamá le dijo que cambiase de canal, que en el segundo ponían una película y papá dijo que estaba viendo el partido y que no.

Luego fui al jardín, a ver la muñeca que tengo enterrada allí, al lado del árbol, y la saqué y la acaricié y la reñí porque no se había lavado las manos para comer y luego la volví a enterrar, y fui a la cocina, y mamá lloraba y le dije que no llorase. Luego me senté en el sofá, al lado de papá, y vi un rato el partido, pero luego me aburría y miré a papá, que era como si tampoco viese el partido y como si tuviera la cabeza en otra parte. Luego pusieron anuncios, que es lo que más me gusta, y luego la segunda parte del partido, y fui a ver a mamá, que estaba preparando la cena, y luego cenamos y pusieron una película de dibujos animados y las noticias, y una película antigua, de una artista que no sé cómo se llama, que era rubia y muy guapa y muy pechugona. Pero entonces me mandaron a dormir porque era tarde y subí las escaleras y me fui a la cama, y desde la cama oía la película y cómo discutían mis papás, pero con el ruido del televisor no podía oír bien lo que decían. Luego se peleaban a gritos y bajé de la cama para acercarme a la puerta y entender lo que decían, pero como todo estaba a oscuras no veía bien, sólo el claro de luna que entraba por la ventana que da al jardín y, como no veía bien, tropecé y tuve que volver a la cama con miedo por si venían a ver qué había sido aquel ruido, pero no vinieron. Yo escuchaba cómo continuaban discutiendo. Ahora lo oía mejor porque se ve que habían apagado el televisor, y papá le decía a mamá que no le molestara y la insultaba y le decía que no tenía ambiciones, y mamá también le insultaba y le decía no sé si que se fuese de casa o que se iría ella, y decía el nombre de una mujer y la insultaba, y luego oí que se rompía alguna cosa de cristal y luego oí gritos más fuertes, y eran tan fuertes que no se entendían, y luego oí un gran grito, mucho más fuerte, y luego ya no oí nada. Luego oí mucho ruido, pero flojito, como cuando para fregar arrastran los módulos del tresillo. Oí que se cerraba la puerta del jardín y entonces volví a salir de la cama y oí ruido fuera y miré por la ventana, y tenía frío en los pies, porque iba descalzo, y fuera estaba oscuro y no se veía nada, y me pareció que papá cavaba al lado del árbol y tuve miedo de que descubriese la muñeca y me castigara, y volví a la cama y me tapé bien, incluso la cara, escondida bajo las sábanas y a oscuras y los ojos bien cerrados. Oí que dejaban de cavar y luego unos pasos que subían las escaleras y me hice el dormido y oí que se abría la puerta del cuarto y pensé que debían de estar mirándome, pero yo no vi quién me miraba, porque me hacía el dormido y por eso no lo vi. Luego cerraron la puerta y me dormí y al día siguiente, ayer, papá me dijo que mamá se había ido de casa y luego vinieron señores que preguntaban cosas y yo no sabía qué contestar y todo el rato lloraba, y me llevaron a vivir a casa de los titos, y mi primo siempre me pega, pero eso ya no fue el domingo.

lunes, 14 de junio de 2021

Speaker´s Corner.

 Speakers´ Corner (Rincón de los Oradores) es una zona donde está permitido hablar en público. Este original y célebre lugar está en la esquina noreste de Hyde Park en Londres. Los oradores tienen permitido hablar con tal de que la policía no considere que sus discursos sean ilegales.😛




miércoles, 9 de junio de 2021

Ensayo: Noam Chomsky.




 Si pensamos en uno de los referentes intelectuales del siglo XX es inevitable que nos venga a la mente el nombre de Noam Chomsky. Su larga trayectoria como pensador, como psicolingüista y como activista, siempre crítico con el sistema, le ha convertido en una de las figuras del pensamiento contemporáneo más aplaudida.

Entre sus muchos hitos consta la teoría del desarrollo del lenguaje, con la que sembró los cimientos de las líneas de investigación actuales en materia de ciencia cognitiva.

Chomsky descubrió que hay una estructura computacional compleja e interna subyacente a las secuencias lineales de palabras de la gramática tradicional, y argumentó, en contra de la visión imperante en el momento, que el origen de esa estructura está en el propio cerebro, y no fuera del mismo. El lenguaje se convertía entonces en una especie de ‘objeto natural’, un atributo de nuestra especie (seguramente resultado de la evolución natural) que merecía ser estudiado como cualquier otro objeto de estudio de la ciencia natural.

Chomsky ha demostrado que en realidad hay un único lenguaje humano: que la inmensa complejidad de las incontables lenguas que oímos a nuestro alrededor no pueden ser otra cosa que variaciones sobre un único tema. Ha revolucionado la lingüística, y al hacerlo ha introducido un zorro en el gallinero filosófico. Ha resucitado la teoría de las ideas innatas, ha demostrando que una parte considerable de nuestro conocimiento está determinada genéticamente; ha rehabilitado ideas racionalistas con siglos de antigüedad, pero que habían caído en el descrédito; y ha aportado pruebas de que el ‘conocimiento inconsciente’ es lo que subyace a nuestra capacidad de hablar y de entender. Ha contradicho a la escuela del conductismo, dominante en el ámbito de la psicología, y ha restituido el protagonismo de la mente en el estudio del ser humano. En pocas palabras: Chomsky ha cambiado nuestra forma de pensar en nosotros mismos, labrándose un lugar en la historia del pensamiento a la altura de Darwin y de Descartes. Y lo ha hecho mientras dedicaba la mayor parte de su tiempo a la disidencia y al activismo político: documentando las mentiras del gobierno, sacando a la luz las influencias ocultas de los grandes negocios, desarrollando un modelo de orden social y ejerciendo de conciencia de Occidente.

https://rebelion.org/el-objetivo-de-la-educacion-la-deseducacion/

LEER: Los guardianes de la libertad.   https://cideargumentaciones.files.wordpress.com/2012/06/los-guardianes-de-la-libertad-chomsky.pdf

 

martes, 8 de junio de 2021

Teatro: Dario Fo. Franca Rame.

 




Walt Whitman. O Captain! My Captain!

¡


   



 https://digitum.um.es/digitum/bitstream/10201/1017/1/1325529.pdf



El poema es una elegía,  un homenaje póstumo de Whitman al Presidente Lincoln . El marco temporal es La Guerra Civil Americana 1861. El poema pertenece a Memories of President Lincoln, es  el segundo de los cuatro poemas que componen la obra.
   Todo la composición es una alegoría: Un capitán, un soldado, una nave, un viaje terrible, al final; un premio y un líder muerto. Lincoln, tras un penoso proceso bélico logra, al fin, la obtención de una victoria que ennoblecerá a su pueblo. Sin embargo, una prematura e injusta muerte le impedirá disfrutar del triunfo.
   El poema en cuanto a la estructura semántica se puede dividir en dos partes. La primera abarcaría las dos primeras estrofas y en ella nos muestra un debate entre contrarios vida y muerte en el que vemos la resistencia de la voz lírica para admitir la muerte del Capitan. La segunda parte sería la estrofa tres, aceptación de la muerte y abatimiento de la voz lírica.






Forma.
Poema con rima, en su forma original.  La disposición externa del poema quiere producir en el lector la imagen de una nave;  cada una de las tres partes de que consta el poema -con sus cuatro versos largos seguidos de cuatro versos cortos- sugiere al lector la imagen náutica de un barco con su quilla. En la estructura, hay un sentido del equilibrio que es patente a simple vista. Hay tres núcleos claramente diferenciados. En cada una de las estrofas se repite el juego de contrastes desarrollados siempre sobre un esquema similar: elementos que denotan o connotan vida. victoria, o triunfo frente a los que muestran escueta y rotundamente la presencia de la muerte.
 La 1.estrofa es la presentación de la realidad del momento literario. Hay una alegoría del Capitán que representa a Lincoln; de la nave que es símbolo del país y de los escollos vencidos, la victoria y el puerto que simbolizan el paso de la guerra hacia la democracia. Es un momento exultante y una situación anhelante y ansiosa. En el verso 2, «El navío ha sorteado todos los escollos».  Hay una sensación de expectativa. En el verso 3, (el puerto está cerca». También en el verso 3 encontramos  elementos cromáticos y musicales, «oigo las campanas» que aluden directamente a la victoria conseguida. Los cuatro primeros versos. los de mayor longitud son, sin lugar a dudas, sintagmas no progresivos que inciden en la idea de triunfo. Sin embargo, esta atmósfera de alegría. «la gente jubilosa,).  del verso 4, se ve truncada en los cuatro versos siguientes, mucho más concisos y breves, que paso a paso llevan a la terrible realidad de la muerte.
La invocación que por tres veces consecutivas el narrador hace al «corazón», en el verso 5, es el primer contrapunto dolorido que pone de manifiesto la transición al momento trágico de enfrentamiento con la realidad. El verso 6 presenta una cromaticidad metafórica palpable, «las sangrantes gotas carmesíes,)  Ya no es sólo la invocación sentimental del verso anterior. El canto elegíaco se transforma ahora en la invocación a algo que todavía representa la vida. Pero esas gotas de sangre llevan al lector un paso más adelante hasta conducirlo a la realidad cruda e inamovible de la muerte. El Capitán no puede regocijarse con el espectáculo del regreso victorioso porque en los versos 7 y 8, está «sobre el puente» ... «caído, frío y muerto*

En la 2ª estrofa, también construida sobre el recuso de los contrastes o contraposiciones  . No hay aceptación de la realidad presentada en el último verso de la estrofa anterior. El tono de victoria y de triunfo se transforma en un llamamiento a la vida. En la primera parte de esta estrofa hay imperativos cordiales que intentan inútilmente cambiar la realidad trágica pretendiendo que sea otra. En los imperativos «levántate»  de los versos 9 y 10 hay un llamamiento apoyado en la exigencia dada por la fuerza del afecto y reforzado por la exposición reiterada del homenaje del pueblo a su líder, de ahí las cuatro veces que surge el "por ti" de los versos 10, 1 1 y 12
   En la segunda parte de esta estrofa se intensifica la exigencia al Capitán  y hay un llamamiento más cercano y afectivo. En el verso 13, ya no es sólo su jefe y líder, es algo más, es el padre: «¡Arriba Capitán, querido padre!» Termina la estrofa con la negación de la realidad «tan sólo es un sueño» no es posible que realmente estés sobre el puente «caído. frío y muerto»
En la 3ª estrofa el juego de contrastes varía en su formalización con las dos estrofas precedentes. En esta estrofa se observa la aceptación de la doliente realidad desde el primer verso el 17. En el siguiente se refuerza el tono elegíaco «no tiene pulso ni voluntad)) y el poeta pasa a una exposición narrativa que representa la realidad viva. 
En el verso 21, hay una apelación al mundo: iRegocijaos riberas!  acrecentada la invocación por el   sonido de las campanas, tañed campanas!» para llegar definitivamente al momento álgido de la elegía, al punto donde el juego de contrastes vida 1 muerte se hace más notorio. En los versos 22 y 23, los «afligidos pasos»  que recorren una y otra vez el puente demuestran el abatimiento que le produce la aceptación de la realidad. El gran centro de la atención semántica es aquí la melancolía y el dolor por lo que es inevitable.
 Whitman construye un texto fuertemente cohexionado, las conexiones más evidentes son las de las distintas apelaciones al Capitán -en el título y en los versos 1, 7, 9, 13, 17, y 23), y las más importantes por su significado semántico las de «caído, frío y muerto»  de los últimos versos de cada estrofa, los 8, 16. y 24). La repetición de «terrible viaje»  en el verso 20  potencia la tragedia.
 Entre las palabras  con fuente carga connotativa destaca «puente»  en los versos 7, 15 y 23. La aparición simétrica de este vocablo acota y delimita el escenario donde yace muerto el Capitán y sirve de contrapunto visual al exultante movimiento de las «oscilantes muchedumbres»  del verso 12, y el que provoca la victoriosa nave al entrar en el puerto.
   Hay que destacar en los versos 13 y 18 el sustantivo «padre» que muestra el vínculo afectivo entre poeta y presidente, entre marinero y capitán, entre La Nación y Lincoln.
   Como resumen destaca un amplio uso de  procedimientos  repetitivos, tanto en la forma como en el contenido semántico. El ritmo interior está construido con la reiteración del mensaje del poema. El último verso de cada estrofa resume la realidad evidente. Con ellos se cierra el círculo de la muerte y produce sensación de finitud. 
Walt Whitman presenta en este poema un lenguaje natural elaborado de modo artístico. Pero junto a este lenguaje natural, presenta la expresión sentimental, cargada de afectividad, en cuyos términos el lenguaje sufre notorias conmociones como consecuencia de la emoción personal y de las circunstancias que rodean los acontecimientos. 
   Finalmente el poema da cabida al sentimiento del lector que se identifica con el marinero-poeta. La universalidad del contenido y el mensaje del poema hacen real y viva esta identificación. Hay una igualdad ante el dolor y la pérdida por la muerte del amigo, una expresión de impotencia, y también un contraste entre el vacío que deja y la labor por él realizada, que queda como puerta abierta, como modelo a seguir por los que aquí nos quedamos.



http://viajesatravesdelpendulo.blogspot.com.lamentedormida.com/2020/07/walt-whitman-oh-capitan-mi-capitan.html

https://www.profedelengua.es/PRINCIPALES_RECURSOS_LITERARIOS.pdf

lunes, 7 de junio de 2021

Analisis sintáctico. Oración compuesta.

 

http://sintaxisfacil.blogspot.com/p/ejercicios-resueltos-de-oraciones.html

https://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/sintaxis_oc.htm

Analiza sintácticamente las siguientes oraciones compuestas.

1. Fui al quiosco, pero estaba cerrado.

2. El guardia sacó la libreta e impuso la multa.

3. ¿Jugamos un rato o tienes prisa?

4. Este metro no funcionaba y aquél llegó con retraso.

5. Quien vino esta mañana era mi hermano.

6. Temo que llueva esta tarde.

7. Estoy cansado de que llegues siempre tarde.    

8. A pesar de que haya poca luz veo bien.

9. Alcanzó tal velocidad que se salió de la pista.

10. Antes de que llueva iré a casa.

11. Canta para que llueva.

12. Le expliqué el lugar donde estaba el tesoro.

13. Yo vivo donde están talando los árboles.

14. Como llueva mañana no habrá partido.

15. Como trates a los demás, te tratarán a ti.

16. Ésta es la casa donde nació Chopin.

17. Mañana iremos al especialista, es decir, será estudiado tu caso.

18. Tengo el propósito de que nos acompañe el próximo verano.

19. Le dimos el paquete al que estaba en la puerta.

20. Que llueva mucho resulta beneficioso

21. Al tiempo que tú sacas brillo al suelo, voy a comprar detergente.

22. Estoy muy cansado de mi situación, tanto que no quiero seguir así.

23. ¿Es aquí donde se apunta uno para la excursión?

24. Sergio dijo que Javier no bajaría al parque esta tarde.

25. Marcos lanzó muy mal el penalti pero el portero se tragó el balón.

26. Ganaremos el partido cuando el entrenador saque del campo a Pablo.

27. Que os calléis es el mejor remedio para el dolor de cabeza.

28. El árbol que compramos ayer en Aranjuez se secó esta madrugada.

29. Te dejaré mis botas este fin de semana a condición de que me enseñes la tabla de multiplicar.

30. Hace un día espléndido así que Paco y yo iremos a la playa.

31. El ejercicio está bien aunque tiene dos faltas.

32. ¿Vienes conmigo o te quedas aquí?

33Copia los ejercicios antes de que te vea el profesor.

34. Carlos era hipotenso, es decir, tenía la tensión muy baja.

35No me quedo esta noche al partido porque estoy muy cansado.

36. Corre y salta.

37. Le ruego que responda a mi pregunta.

38. Se lo dijo para que supiera la verdad.

39. Sevilla es tan bonita como me habías contado.

40. Jorge confiaba en que las notas se pusieran ayer.

41. Me extraña que te acuerdes de eso.

42. No nos dijiste cuánto había costado el regalo.

43. Javier tiene ganas de que llegue el verano.

44. Estoy harto de que mientas.