Caballeros 1

martes, 20 de abril de 2021

lunes, 19 de abril de 2021

Utopías; La Atlantida.

 

Es sabido que la Atlántida (Atlantis) aparece por vez primera en dos diálogos de Platón: el Timeo (Timaios) y el Critias (Kritias). “A Poseidón le tocó en suerte la isla (nésos) de Atlántida, la pobló con sus descendientes, nacidos de una mujer mortal... Fue no lejos del mar, en una llanura, la “más fértil y bella seguramente de todas las llanuras”. A cincuenta estadios aproximadamente de esta llanura, y siempre en el centro de la isla, había una montaña de muy poca altura, en la que habitaba uno de los hombres que cuando el origen de las cosas nacieron en la tierra, Euenor (Evenor), con su esposa Leukippe. Engendraron una hija única, Cleito (Clito), que era núbil cuando murieron sus padres, y de la que se enamoró Poseidón y se casó con ella [Critias113c-d.) ...A todos sus descendientes les dio nombre: al mayor y rey, aquel del cual la isla y todo el océano llamado Atlántico tienen un nombre derivado: porque el primero que reinaba entonces llevaba el nombre de Atlas-Atlante.“Sus descendientes habitaron este país durante largas generaciones… La estirpe de Atlas llega a ser numerosa y distinguida. El rey más anciano transmitía siempre al mayor de sus descendientes la monarquía, y la conservaron a lo largo de muchas generaciones”.



 

jueves, 15 de abril de 2021

Diez canciones actuales para conectar con los clásicos.

 https://www.educacionyfp.gob.es/polonia/dam/jcr:612a2a67-4028-4478-875c-052a4773e440/definitivo-con-nipo-10-canciones.pdf


Beyonce; If a were a boy.



ntimacy
-Honesty
-Commitment
-You, me, us

If I were a boy even just for a day
I'd roll out of bed in the morning
And throw on what I wanted
Then go drink beer with the guys
And chase after girls
I'd kick it with who I wanted
And I'd never get confronted for it
Because they'd stick up for me

If I were a boy
I think I could understand
How it feels to love a girl
I swear I'd be a better man
I'd listen to her because I know how it hurts
When you lose the one you wanted
Because he's taken you for granted
And everything you had got destroyed

If I were a boy
I would turn off my phone
Tell everyone it's broken
So they'd think that I was sleeping alone

I'd put myself first
And make the rules as I go
Because I know that she'd be faithful
Waiting for me to come home, to come home

If I were a boy
I think I could understand
How it feels to love a girl
I swear I'd be a better man
I'd listen to her because I know how it hurts
When you lose the one you wanted -wanted-
Because he's taken you for granted -granted-
And everything you had got destroyed

It's a little too late for you to come back
Say it's just a mistake
Think I'd forgive you like that
If you thought I would wait for you
You thought wrong

- You know when you act like that, I don't think you realize how it makes me look or feel
- Act like what? why are you so jealous? It's not like I'm sleeping with the guy
- What?
- What?
- I said: hey you why are you so jealous, it ain't like
I'm sleeping with the girl

But you're just a boy, you don't understand
-Yeah you don't understand-
How it feels to love a girl
Someday you wish you were a better man
You don't listen to her
You don't care how it hurts
Until you lose the one you wanted
Because you've taken her for granted
And everything you have got destroyed
But you're just a boy

Beyoncé - If I were a boy



-Intimidad
-Honestidad
-Compromiso
-Tú, yo, nosotros.

Si yo fuese un chico incluso solo por un día,
rodaría fuera de la cama por la mañana,
y me pondría lo que quisiera (throw on=ponerse cualquier cosa)
y entonces iría a beber cerveza con los chicos,
y andaría detrás de las chicas,
me divertiría con quien quisiera (kick it),
y nunca daría explicaciones por ello,
porque ellos (los chicos) sacarían la cara por mí (stick up for).

Si yo fuese un chico,
creo que podría entender
como se siente al amar a una mujer.
Juro que sería un hombre mejor,
la escucharía porque sé cómo duele,
cuando pierdes a aquel al que quieres,
porque él da por hecho que estarás allí (take for granted)
y todo lo que tuviste está destrozado.

Si yo fuese un chico
apagaría mi teléfono,
diría a todo el mundo que está roto,
entonces pensarían que estaba durmiendo solo.

Pensaría primero en mí, (put sb first)
y pondría las reglas sobre la marcha,
porque sé que ella sería fiel,
esperándome a que volviera a casa, volviera a casa.

Si yo fuese un chico,
creo que podría entender
como se siente al amar a una mujer.
Juro que sería un hombre mejor,
la escucharía porque sé cómo duele,
cuando pierdes a aquel al que quieres -quieres-
porque él da por hecho que estarás allí -da por hecho-
y todo lo que tuviste está destrozado.

Es un poco tarde para que vuelvas atrás,
para decir que solo es un error,
para pensar que yo te perdonaría así,
si pensaste que te esperaría,
lo pensaste mal.

- Sabes, cuando actúas así, no creo que te des cuenta cómo me haces parecer o sentir.
- ¿Actuar cómo? ¿por qué estás tan celoso? no es como si me estuviera acostando con el chico.
- ¿Qué?
- ¿Qué?
- Te he dicho, eh tú, por qué estás tan celosa, no es como
si me estuviera acostando con la chica.

Pero tú eres sólo un chico, no entiendes
-Sí, no lo entiendes-
cómo se siente al amar a una chica
algún día desearás ser un hombre mejor.
Tú no la escuchas,
no te importa cómo duele,
hasta que no pierdas a aquella a la que querías,
porque has dado por hecho que estaría allí,
y todo lo que tienes está destrozado,
pero tú eres solo un chico.

Beyoncé - If I were a boy - Si yo fuera un chico

martes, 13 de abril de 2021

Las mujeres.

https://www.elmundo.es/magazine/2002/143/1024658680.html


 Las mujeres que construyeron una nación como Estados Unidos


Tradicionalmente, la conquista del viejo Oeste americano se asocia al universo masculino. Sin embargo, una reciente investigación del National Geographic plasmada en un libro recoge las historias de cientos de mujeres que viajaron hasta allí para conseguir su independencia.

 
A por agua. Una de las granjeras del norte de Dakota realizando uno de sus múltiples quehaceres diarios.
 
 
Penosa travesía. Una familia de colonos descansa exhausta en medio de la nada antes de retomar el camino.
 
 
En casa. Un matrimonio y sus hijos posan en sus propiedades. Han plantado tres árboles para que, en el futuro, protejan la casa con su sombra
 
 
De gira. Una compañía teatral aprovechó el ferrocarril para actuar en los campamentos.
 

por Donna M. Lucey


El romanticismo asociado con el Oeste americano del siglo XIX permanece anclado en la imaginación popular. El vaquero solitario que cabalga por la pradera representa el arquetipo de ese país; el rudo individuo luchando por su supervivencia en un espectacular y bello paisaje natural. Se presupone que el mítico Oeste era un paraíso masculino, donde las mujeres enloquecían por las crueles condiciones del vasto territorio sin explorar: ventiscas, plagas de langosta, sequías, ataques de los guerreros nativos americanos y, sobre todo, la soledad. Sin embargo, el Oeste les proporcionó una oportunidad única. En aquellos tiempos no era habitual que una mujer soltera fuera una terrateniente, pero muchas viajaron hasta allí y reclamaron las 64 hectáreas de tierra gratis que les ofrecía el gobierno. Incluso en el territorio de Wyoming, antes de convertirse en un estado de la Unión, se les reconoció su derecho al voto.

Las mujeres partieron hacia el lejano Oeste, con o sin sus maridos, para tomar parte en el gran sueño americano. Se alojaron en diminutas cabañas, en tiendas de campaña o en chabolas con el suelo de tierra; salieron adelante con muy poco y prosperaron. Muchas de ellas relataron su experiencia en cartas y en diarios, incluyendo a la valerosa Algeline Ashley, que narraba: “Escribía sobre mi regazo con el viento agitando el carromato”. Entre i84i y i866, ella fue una de las 350.000 personas, en su mayoría jóvenes de entre i6 y 35 años, que se dirigieron hacia aquel territorio a bordo de una carreta. Algunas llegaron a recorrer 4.000 tortuosos kilómetros desde el río Misuri hasta Oregón o California.

Muchas mujeres no querían separarse de sus familias, conscientes de que posiblemente nunca más las volverían a ver y les acompañaron en la empresa. Otras se lanzaron al reto solas: “Me embargó el espíritu de la aventura y un deseo de ver todo aquello que era nuevo y extraño”, escribió Miriam Thompson, apenas una adolescente. A mitad de camino, ella y sus compañeras de viaje recibieron una preocupante advertencia: “Un hombre nos dio la consoladora información de que los indios nos matarían antes de llegar a Oregón” pero, según cuenta, encontraron a los nativos americanos “mejor de lo descrito”. De hecho, intercambiaban con ellos telas de algodón blanco por alimentos: salmón, trucha de montaña y carne de búfalo.

Sin embargo, a medida que aumentaba el número de blancos que convergía hacia los territorios nativos americanos, esta relación se agrió. Las manadas de búfalos, cruciales para la supervivencia de los indios, estaban siendo diezmadas y su ciclo de migración interrumpido. Las enfermedades como el cólera, la viruela o el sarampión, ante las que los nativos no tenían defensas, arrasaron las tribus. Los indios comenzaron a quemar las praderas que alimentaban el ganado de los inmigrantes y atacaron las caravanas. En septiembre de i857, una emigrante informó que unos comerciantes encontraron a una mujer a quien, tras cortarle la cabellera, habían dado por muerta. Sobrevivió, pero murió un año o dos después a causa de la “melancolía”.

Con los huesos rotos. La muerte se convirtió en una presencia constante, pero muchos más colonos fallecieron a causa de las enfermedades y los accidentes que por el ataque de los indios. A mediados del s. XIX, durante la fiebre del oro que atrajo a tantos aventureros hasta California, el cólera multiplicó las bajas entre los colonos. En junio de i852, Jane Kellogg escribió en su diario: “Todo el camino hasta el río Platte se ha convertido en un cementerio. A casi cualquier hora del día hay gente enterrando a sus muertos; en algunos lugares se pueden ver cinco o seis tumbas en fila. En un intento por evitar el cólera, una familia siguió el consejo de un viejo montañés añadiéndole salsa de pimienta a cada gota de agua que bebían”.

Viajar y vivir a la intemperie durante cinco o seis meses con bebés o con niños pequeños estaba lleno de peligros: el sol, que les producía ampollas; los insectos y sus picaduras; las lluvias torrenciales que dificultaban el tránsito de las carretas... pero las familias no se detenían ante nada. Los niños se caían de los carromatos y se rompían los huesos, se perdían entre los críos de centenares de otras familias y se metían en todo tipo de líos.

En una de estas caravanas, los integrantes enfermaron de tifus. Se perdieron en la enormidad del territorio inexplorado y se quedaron sin suministros. Mientras intentaban controlar la situación, un hombre sufrió un ataque al corazón. Su viuda, Ellen Smith, se quedó sola con nueve hijos. Entre ellos, un chaval cojo de seis años y una niña de i6 que estaba muy grave. Antes de morir, la adolescente le rogó a su madre que la enterrara en una tumba muy profunda para que su cadáver no pudiera ser devorado por los lobos. Los hombres la ayudaron a cavar, pero sus herramientas eran tan malas que se dieron por vencidos. Ellen, fuera de sí, siguió cavando la fosa. La estampa era tan patética que los hombres cogieron sus palas de nuevo. Después de enterrar a su hija, continuó el camino a pie con su retoño de seis años amarrado a un buey. No había tiempo para lamentaciones: tenía que sacar adelante a ocho niños. Se alimentaron con las musarañas que cazaban en los bosques y, finalmente, llegaron a Salem (Oregón). Tras la penosa travesía, Ellen reclamó sus tierras y con ayuda de sus hijos construyó una casa y comenzó una nueva vida.

A mediados del s. XIX, una oleada colonizadora sin precedentes arribó a California. No tenían interés por la tierra. Seguían el canto de sirena del oro. De la noche a la mañana surgieron los campamentos mineros en los que apenas había mujeres. En i850, no alcanzaban el 8% de la población de California pero, a pesar de que ellas no extraían el oro directamente, encontraron formas más seguras de hacer dinero. Una de estas empresarias fue Luzena Stanley Winston. Nada más llegar a la ciudad de tiendas de campaña de Nevada City, estudió la situación. Mientras su marido fue a buscar madera para construir un techo encima de su carromato, Luzena pasó a la acción. “Con mis propias manos corté las estacas y monté una mesa. Compré provisiones en un almacén cercano y cuando mi marido regresó por la noche, se encontró con 20 mineros en nuestra mesa. Cada hombre que se levantaba ponía un dólar en mi mano y me decía que contara con él como cliente fijo”.

Con el tiempo, Luzena llegó a atender hasta 200 clientes semanales y pudo contratar a un cocinero y camareros. Los mineros también le confiaban su botín. “Muchas noches he cerrado la puerta de mi horno con dos cántaros de leche llenos de bolsas de polvo de oro”. Poco después, se convirtió en prestamista. Un año y medio de prosperidad acabó convertido en humo. Un incendio arrasó el asentamiento y Luzena y su familia lo perdieron todo.

Clara Brown, una afroamericana que en el año i800 nació en la esclavitud, llegó a uno de estos campamentos en i857 tras obtener la libertad. Años antes, su marido y sus tres hijos habían sido vendidos a otro amo. Fue contratada como cocinera en un tren de caravanas que se dirigía hacia Pikes Peak, y recorrió a pie casi i.000 kilómetros hasta alcanzar los campos de oro. En i860, se estableció en Central City (Colorado), cuando todavía era una ciudad de tiendas de lona. Decidió abrir una lavandería, donde frotaba las camisas de los mineros por 50 centavos. Invirtió en propiedades y poco después había ahorrado i0.000 dólares. Su generosidad era legendaria: cuidaba a los enfermos, hospedaba a los viajeros y cedía su casa para los servicios religiosos.

Al terminar la guerra civil americana, regresó a Kentucky en busca de su familia, pero no los encontró. Volvió a Colorado con i6 afroamericanos que acababan de obtener la libertad y los ayudó a establecerse. Su tragedia personal tuvo un final feliz: a los 82 años, con la salud y su fortuna en declive, se reencontró con su hija y pasó sus últimos tres años de vida junto a su nieta.

El paraíso. Tras la guerra civil (i86i-65), hubo una nueva explosión migratoria para conseguir tierras. Las grandes llanuras que se extendían desde las Montañas Dakota al sur de Texas y de ahí hacia el Oeste, hasta las Montañas Rocosas, eran un territorio semi árido, conocido como el Gran Desierto Americano, y que, de pronto, eran descritas como un paraíso verde. Había un buen motivo para disfrazar la realidad. El ferrocarril se extendía por el Oeste, pero había un pequeño problema que el dueño de la Northern Pacific expuso claramente: “Puedes colocar los raíles hasta el Jardín del Edén pero ¿de qué sirve si los únicos habitantes son Adán y Eva?”. El Gobierno comenzó una campaña, no sólo en América sino alrededor del mundo, para poblar la zona. Sus agentes se extendieron por Europa y Rusia para atraer a los granjeros gracias al Homestead Act (la Ley de Protección de las Tierras de Colonización), de i862: por i0 dólares (y una pequeña comisión), todo hombre o mujer, casado o soltero, podía reclamar 64 hectáreas de tierra gratuita. El único requisito era vivir en ellas y trabajarlas durante cinco años.

A pesar de las primitivas condiciones de vida, las mujeres reclamaron sus tierras con ahínco. En i886, un testigo estimaba que las mujeres eran las dueñas de una tercera parte de los terrenos de Dakota. Esposas, hermanas e hijas solicitaban la tierra adjunta a la propiedad de sus padres para crear una granja más grande, puesto que una familia apenas podía sobrevivir con 64 hectáreas. Algunas consideraban las parcelas como una inversión. Tras conseguirlas, optaban por venderlas. Otras ansiaban tener su propio hogar, como Elinore Rupert, una joven viuda con una hija de dos años, que había sobrevivido en Denver como lavandera. Su sueño era cambiar “el ruido, el estrépito, el deslumbramiento y el hollín, los olores y las prisas” de la vida urbana por “la dulce y liberadora vida campestre”. Insertó un anunció en el periódico ofreciéndose como ama de llaves en un rancho y se aseguró un puesto en Burnt Fork, un diminuto enclave al suroeste de Wyoming. Su patrón era Clyde Stewart, un ranchero escocés del cual escribió: “El Sr. Stewart no me supone problema alguno. Tan pronto almuerza o cena, se retira a su habitación a tocar la gaita. Me paso el día escuchando The Campbells are Coming (Que llegan los Campbell) una canción popular escocesa, sin ninguna variación, durante cualquier momento del día y de siete a once de la noche. A veces deseo que los Campbell lleguen de una vez”.

Sin embargo, debió de cogerle cariño a la canción porque, a las seis semanas de su llegada, se casó con Stewart, aunque ella le dejó clara su intención de reclamar sus propias tierras. “No me habría casado con él de no ser porque me prometió que me dejaría enfrentarme sola a todas las dificultades para obtener mi terreno. Quería vivir esa experiencia”.

Elinore ordeñaba las vacas, cuidaba las gallinas y los pavos, segaba el heno, cultivaba grandes parcelas de patatas y otros vegetales y dio a luz a tres hijos. Creía que la vida del pionero era un antídoto contra las enfermedades urbanas. “Cuando leo los malos tiempos que atraviesan los pobres de Denver, me entran ganas de decirles que se vengan aquí para reclamar sus tierras”, escribió, “pero comprendo que el temperamento tiene mucho que ver con el éxito... y las personas que le tienen miedo a los coyotes, al trabajo y a la soledad es mejor que no se dediquen a un rancho. Al mismo tiempo, le digo a cualquier mujer capaz de aguantar su propia compañía, que desee presenciar la belleza de un atardecer, que le guste hacer crecer las cosas y que esté dispuesta a invertir tanto tiempo en un trabajo esmerado como lo hace sobre el lavadero, que tendrá éxito sin duda alguna: gozará de independencia, tendrá de sobra para comer todo el tiempo y finalmente poseerá su propio hogar”.

José/ Tomás. Tomás/José


 He aquí mi presencia

Pues he prometido que venia a verte aunque estuviera afligido
Cogiste el camino de la separación
why tu no sabes cómo eso afecta mi corazon
Dios mio ayudame, why nunca permita
Que mi alma se destroce con esta visita
Mi mujer no me escucha, estando ahí acostada
No me mira no me abraza no me dice nada
Culpa tengo yo por no cumplir con mis promesas
Haciéndote pasar muchos dias de tristeza
Por que no me di cuenta que yo actuaba muy mal
Ahora el remordimiento me quiere matar
Hombre al fin donde quiera que me paro
Las lenguas me persiguen cuando formo mi relajo
why asi sucesivamente pude perder
La gente habla sin parar sin tan siquiera saber
Pero ya es tarde
Ya escogiste tu decisión, me abandonaste why así cumpliste con tu misión
Pero yo lucho para que aunque sea pueda sentir
why sé muy bien que es imposible pero voy a seguir
Mi sentimientos hoy, se inclinan a tu vida
Mañana buscare un camino a la salida, pues
Esto me encierra en un circulo vicioso
Que me aparta de lo que pudo ser tan hermoso
Coro (2X):
Me acuerdo cuando te entregaste a mi
Me acuerdo como me aferraba yo a ti
Me acuerdo los dos soñando en una noche de pasión
No me escuchas, no me miras, se remuerde mi corazón
Té noto bien pálida
No eres la misma
Te falta la sonrisa que dibuja tu carisma
Te siento muy fría tus labios resecos
Hinutil te ves, why sin faltarte al respecto pero
Eso no importa te amo como eres
why nunca sentiré lo mismo con otras mujeres
Dios me creo para quererte a ti
Yo maldigo el momento en que te perdi
why esta perdida es indudablemente eterna
Quisiera inventarme una luz moderna
Que alumbrara el camino de la felicidad
Porque sinceramente no acepto la realidad
Un ser humano no es capaz de aguantar este peso
Yo sufro me remuerdo why lloro en exceso
Si crees que exagero pues lo hago por ti
Porque demuestro lo que tu significas para mi
Coro (2X)
Me acuerdo de la brisa que nos acariciaba
Pues el viento a nuestra relación apreciaba
Tu pecho junto al mío el calor provocaba
why asi por el estilo nuestras almas se entregaban
Me acuerdo de la noche en que tu me conocistes
Todas las caricias agradables que me hicistes
Me acuerdo de todas las palabras que dijistes
Diciéndome en secreto que el amor si existe
Pero con el tiempo el libreto cambio
Pues la malicia como siempre pasa se involucro
why yo un ser humano como los demás seres
Adopte el punto débil del hombre, mujeres
Ya en ese tiempo no pensaba muy bien
De la pasión por exceso parecía un reen
Te ahogabas en tus lagrimas why en tus sufrimientos
Yo no sé lo que pasaba con mi sentimientos
Luego escuche a todo el mundo decir
Que por mi la vida te ibas a destruir
Yo no creí en tus palabras te ignore como a un perro
why mírate ahora mañana es tu entierro
Metida en esa caja sin poderte mover
Todos te lloran why me culpan sin poder comprender
Que fue un error no tina los ojos bien abiertos
Mi amor perdóname aunque hayas muerto
Coro (2X)

Según explico el mismo Vico C durante una entrevista, la canción Me Acuerdo, narra la historia de un hombre que asiste al funeral de su difunta amada, la cual ha perdido la vida debido a los sufrimientos que aquel hombre le producía. Ella le había dicho que por sus engaños se quitaría la vida, y así fue, llego a un punto en el cual ella cumplió con su fatídica promesa.

miércoles, 7 de abril de 2021

Ayuda canciones.

 La IFPI, la organización que representa a la industria de la música grabada en todo el mundo, ha piublicado una lista con las diez canciones más escuchadas en todo el mundo. La canción «bad guy» de la artista Billie Eilish fue la más escuchada a nivel mundial en 2019. La lista de IFPI de las canciones más populares a nivel mundial constituye la única clasificación que recoge con exactitud el consumo de música en todos los países, según las escuchas y visualizaciones en streaming y las descargas permanentes. Para elaborar la lista, se considera el valor relativo de cada método de consumo.

bad guy»

«bad guy» es el quinto sencillo extraído del álbum de debut de Billie Eilish, «WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?», y se lanzó conjuntamente el 29 de marzo de 2019. Su éxito fue inmediato, encabezando las listas en más de 15 países de todo el mundo, incluidos Estados Unidos, Australia, Canadá y México. bad guy ha sido la segunda canción más escuchada en Spotify a nivel mundial el pasado año y la más buscada a través de la aplicación Shazam. En España, en un mercado de canciones donde predominan los éxitos en español, logró situarse en la posición 23 en la lista anual de canciones más vendidas que publica Promusicae. No obstante, fue la tercera más importante en lengua inglesa del año en nuestro país, justo después de Señorita de Shawn Mendes y Camila Cabello y I Don’t Care de Ed Sheeran junto a Justin Bieber. Asimismo, «bad guy» se alzó con los galardones de Grabación y Canción del año en la 62° entrega de los premios Grammy en enero de 2020, lo que llevó a que Eilish a convertirse en la artista más joven en ganar la segunda de estas categorías. Frances Moore, directora ejecutiva de la IFPI, comenta: «Billie Eilish ha cautivado al mundo con su increíble voz y sonido, difícil de encasillar en un género. Además, es una artista que en sus letras aborda temas importantes vinculados con la salud mental, lo que claramente encuentra un eco en sus seguidores de todo el mundo. 



Bob Dylan.

 BLOWIN IN THE WIND

How many roads must a man walk down
Before you call him a man?
How many seas must a white dove sail
Before she sleeps in the sand?
Yes, and how many times must the cannon balls fly

Before they’re forever banned?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind
Yes, and how many years can a mountain exist
Before it’s washed to the sea?
Yes, and how many years can some people exist
Before they’re allowed to be free?
Yes, and how many times can a man turn his head
And pretend that he just doesn’t see?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind
Yes, and how many times must a man look up
Before he can see the sky?

Yes, and how many ears must one man have

Before he can hear people cry?
Yes, and how many deaths will it take ‘till he knows
That too many people have died?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind.


Cuántos caminos debe recorrer un hombre,
antes de que le llames "hombre"
Cuántos mares debe surcar una blanca paloma,
antes de dormir en la arena.
Cuántas veces deben volar las balas de cañón,
antes de ser prohibidas para siempre.

La respuesta, amigo mío, está flotando (silbando) en el viento,
la respuesta está flotando en el viento.

Cuántos años puede existir una montaña,
antes de que sea lavada (arrasada) por el mar.
Cuántos años pueden vivir algunos,
antes de que se les permita ser libres.
Cuántas veces puede un hombre girar la cabeza,
y fingir que simplemente no lo ha visto.

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento.
La respuesta está flotando en el viento.

Cuántas veces debe un hombre levantar la vista,
antes de poder ver el cielo.
Cuántas orejas debe tener un hombre,
antes de poder oír a la gente llorar.
Cuántas muertes serán necesarias,
antes de que él se de cuenta,
de que ha muerto demasiada gente.

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento.
La respuesta está flotando en el viento.

Bob Dylan - Blowing in the wind - Flotando en el viento.

Universal y necesaria en una época de tal confusión como era el comienzo de la década de los 60, Blowing in the wind habla del cambio y reflexión en torno a temas como la guerra, la paz y la igualdad. Este último aspecto, en concreto, coincidía con un movimiento por los derechos civiles de las personas afroamericanas mecido por un viento “que contenía la respuesta”. Icónico. 


lunes, 5 de abril de 2021

Nos miramos.


 

Despois de tanto frío xa tardaba este verán

E invaden a terriña eses turistas alemáns
Mollando a sardiña nun cacho de pan
Que aquí non se pide paella, paspán
Non son illas Caimán este grande paraíso
Aínda que o queiran converter noutro luxo para ricos
Cemento e pelotazo, tópicos tan típicos
Galiza tropical éche sitio distinto
Noite, lúa, estrelas sobre a area
Berrarlle a ese pavo que está a roncar na sesta
Perreo salvaxe co son das orquestras
Nin piche no mar, nin lume na foresta
Protesta! Que xa chega o trebón
Que non te pille vendo a televisión
Dá noxo o seu xogo de especulación
Outro desaloxo, outra okupación
Pintarmos nas nubes lembranzas e soños
Volta á rutina, non quero máis choros
Coidarnos, vivirmos sen pensar no como
Se temos apertas que agarde este

https://hiphoplifemag.es/entrevistas/ezetaerre-lodazal-a-la-vista/

YouTube · Ezetaerre · 
29 jun 2017

Utopía,

 Hace 500 años, un inglés disidente llamado tomás Moro inventó una isla en la que los hombres vivían en una sociedad ideal, armoniosa, justa y ecologista.


Tomás Moro alcanzó gran relevancia pública en Inglaterra, fue parlamentario, logró la confianza de Enrique VIII y alcanzó el cargo de Lord Canciller. Cuando se opuso a los deseos del monarca de refutar la supremacía del Papa, renunció a sus cargos, lo que no impidió que fuera juzgado, condenado y decapitado. Más tarde sería reconocido por la Iglesia Católica como Santo Tomás Moro. 

Tomás Moro escribió Utopía como contrapunto al ambiente de avaricia, corrupción e incompetencia que encontraba en su propio país. La isla ficticia de Utopía representaba una república ideal, donde reinaba la justicia, la vida estaba organizada y todo el mundo era feliz. Ese horizonte de perfección se encuentra más allá del mundo real y se asocia de manera natural a la idea de un paraíso en la tierra.



file:///C:/Users/lolic/Downloads/9626-Texto%20del%20art%C3%ADculo-21955-1-10-20180601.pdf

Bécquer y Alberti.

 Alberti ,en su libro Sobre los ángeles, recogió la inolvidable serie de «Tres recuerdos del cielo. Homenaje a Gustavo Adolfo Bécquer» escritos durante su propia noche oscura y publicados en La Gaceta Literaria en 1929:




Prólogo


No habían cumplido años ni la rosa ni el arcángel.
Todo, anterior al balido y al llanto.
Cuando la luz ignoraba todavía
si el mar nacería niño o niña.
Cuando el viento soñaba melenas que peinar
y claveles el fuego que encender y mejillas
y el agua unos labios parados donde beber.
Todo, anterior al cuerpo, al nombre y al tiempo.
Entonces, yo recuerdo que, una vez, en el cielo...




Primer recuerdo



...una azucena tronchada...

(G. A. BÉCQUER)               


Paseaba con un dejo de azucena que piensa,
casi de pájaro que sabe ha de nacer.
Mirándose sin verse a una luna que le hacía espejo el sueño
y a un silencio de nieve, que le elevaba los pies.
A un silencio asomada.
Era anterior al arpa, a la lluvia y a las palabras.
No sabía.
Blanca alumna del aire,
temblaba con las estrellas, con la flor y los árboles.
Su tallo, su verde talle.
Con las estrellas mías que,
ignorantes de todo,
por cavar dos lagunas en sus ojos
la ahogaron en dos mares.
Y recuerdo...
Nada más: muerta, alejarse.




Segundo recuerdo



....rumor de besos y batir de alas

(G. A. Bécquer)               


También antes,
mucho antes de la rebelión de las sombras,
de que al mundo cayeran plumas incendiadas
y un pájaro pudiera ser muerto por un lirio.
Antes, antes que tú me preguntaras
el número y el sitio de mi cuerpo.
—203→
Mucho antes del cuerpo.
En la época del alma.
Cuando tú abriste en la frente sin corona, del cielo,
la primera dinastía del sueño.
Cuando tú, al mirarme en la nada,
inventaste la primera palabra.
Entonces, nuestro encuentro.




Tercer recuerdo



...detrás del abanico
de plumas y de oro...

(G. A. Bécquer)               


Aún los valses del cielo no habían desposado al jazmín y la nieve,
ni los aires pensado en la posible música de tus cabellos,
ni decretado el rey que la violeta se enterrara en un libro.
No.

Era la era en que la golondrina viajaba
sin nuestras iniciales en el pico.
En que las campanillas y las enredaderas
morían sin balcones que escalar y estrellas.
La era
en que al hombro de un ave no había flor que apoyara la cabeza.
Entonces, detrás de tu abanico, nuestra luna primera.




F